Categories Interviews News Photos Scans

Kristen en la porada de The New York Times Style Magazine

Kristen está en la portada de la revista The New York Times Style y acá les dejo la portada y la sesión de fotos en HQ.

001


Gallery Links:
Photoshoots > 2016 > The New York Times Style Magazine
Magazine Scans > 2016 – 2017 > August 21, 2016 – The New York Times Style Magazine
 

Es dificil no sentirse atraido por la casa de Kristen Stewart en Los Feliz, es incluso mas dificil creer que pertenece a una estrella de cine y no a un estudiante de primer año de la universidad. El sótano de su propiedad de cuatro habitaciones, que está situada encima de Los Angeles – perteneciendo y estando separada a la brumosa ciudad – es un estudio al azar:  Un signo de “stop” en una pared, tres letras métalicas – A, S y S – en otra, una figura de acción de Batman, un dispenser PEZ de Winnie the Pooh, un juego pinball de Playboy. La pieza central de la habitación, una estantería imponente, está llena de tomos de moda, algunos de Chanel, para quien es modelo, monografías de los trabajos de Basquiat, Eggleston y Mapplethorpe; libris de comida, viaje y The Beatles; novelas de Dostoyevsky, Hesse y Kafka. Una parte de la estantería está dedicada a Jack Kerouac, de quien interpretó el personaje Marylou en la película“On the Road.”

Los capítulos mas mainstream de la carrera de Stewart están metidos en las esquinas. Los cuatro libros de la saga “Twilight” – la saga de best-sellers que se convirtieró en una exitosa franquicia de películas y que, empezando en el 2008, hizo de Stewart una de las actrices mas populares del planeta – están cerca del piso terracotta, oscurecido por un par de juguetes vintage colgados. El escudo que usó en “Snow White and the Huntsman”, la película que salió en el 2012, un poco antes de que saliera “Breaking Dawn – Part 2”, está puesto en el estante mas alto.

El año en que Stewar cumplió 22 años debe haber sido triunfal. “Breaking Dawn” y “Snow White” llegaron a lo mas alto de la taquilla y Stewart se convirtió, de acuerdo con lo publicado por Forbes, en la actriz mejor paga de Hollywood. Ella compró dos propiedades (La otra en una playa en Topanga) y rescató a un tercer perro, Cole, el cual fue encontrado por un amigo mientras jugaban golf. También se convirtió en la cara de Florabotanica, una fragancia lanzada por Balenciaga.

Pero ese Julio, Stewart fue fotografiada besándose con Rupert Sanders, el director casado de “Snow White”. Eso fue un shock para los fans que creían en la simetría de la relación de cuatro años que Kristen mantenía con su co-estrella de Twilight, Robert Pattinson. Los tabloides empezaron la histeria y, la normalmente reclusiva Stewart cedió a la presión de los medios y lanzó una emocionante disculpa a Pattinson.

Ahora con 26 años, Stewart está sentada en su sillón, vestida para un parque de skate con jeans azules ajustados, una remela blanca y una gorra negra, usada al revés. Cole (junto a Bernie y Bear), duerme a sus pies. Ella fuma un cigarrillo, sus manos inusualmente estables. Todo en ella, de hecho – el fácil contacto visual, la risa casual y su voluntad para discutir sobre su pasado – es una salida sorprendente de la chica con la cara miserable que fue presentada al mundo hace unos años atrás. Stewart es una actriz profesional desde que tenía 9 años y a lo largo de su adolescencia y a comienzos de sus 20s, ella luchó contra lo que describe como “una debilitante ansiedad física”. Pero la atención que viene con la fama, aunque a veces es ocacionalmente frenética, “ya no es mas negativa o basada en el miedo,” declara Stewart. “Creo que eso es por las tormentas que he resistido. No es que ellas te hagan mas fuerte o callosa, pero si te hacen humana.”

“No soy la mujer del espectáculo típica”, añade, poniendo su pie debajo de sus piernas y agarrando otro cigarrillo. “Pero al mismo tiempo, quiero tanto exponerme a mi misma. Quiero ser entendida y quiero ser vista, y quiero hacer eso de la forma mas cruda, pura y lo mas desnuda que pueda.”

Si ese impulso no fue lo suficientemente claro durante sus años en “Twilight” es porque “La gente quería mucho que Rob y yo estuvieramos juntos que nuestra relación fue hecha un producto. Ya no era una vida real. Y eso me desagradaba. No es que yo quiera ocultar quien soy u ocultar cualquier cosa que esté haciendo en mi vida. Es solo que no quiero convertirme en parte de una historia para el valor del entretenimiento.”

Durante los últimos 3 años Kristen ha estado en una relación con una productora de efectos visuales llamada Alicia Cargile. Ella pasa a través de las fotos de ambas que tiene en su cuenta privada de Instagram. “Mira lo linda que es”, dice Kristen en un momento. “La amo tanto.” (Otros comentarios amorosos no pueden escribirse ya que Stewart maldice como un camionero). Solo recientemente ella ha estado abierta a hablar sobre su vida romantica, por no hablar de su sexualidad. “Antes, nunca hubiera hablado sobre mis relaciones, pero cuando empecé a salir con chicas me pareció que había una oportunidad de representar algo realmente positivo. Aún quiero proteger mi vida privada, pero no quiero que parezca que estoy protegiendo una idea, eso hace sentir de cierta forma que le debo algo a la gente.”

Stewart todavía está navegando en cuanto revelar, y a quien, lo cual es un reto para alguien que es tan examinada de cerca, pero particularmente para un actor que depende de una conección con personajes y el público. “¿Cómo sientes que no estás siendo robada de algo?,” se prgunta, “pero incluso al mismo tiempo no protegerte a ti misma al punto de privarte de lo bueno de la vida” . Su busqueda por la respuesta la llevó a muchas noches en vela, lo cual fue en si mismo una lección. “Nada me mató,” dice. “Estaba flaca como el demonio, parecía loca, pero estaba bien. Ahora tengo fé en mi cuerpo para seguir adelanto, y eso me ha hecho una mejor actriz.”

Una artista cada vez mas convincente y llena de matices, Stewart describe el proceso en diferentes comomentos como “controlar un fluido”, “recorrer un mundo magico” y “encontrar un portal”. Es, para ella, una “experiencia de explocar, meditar, moverse, hermosa, y trascendente que nos acerta a todos.” Desde el principio, se ha alternado entre grandes estudios y trabajos inteligentes y aclamados por grandes directores. (Estos días se ha inclinado por lo último: “Café Society” de Woody Allen, “Equals” de Drake Doremus, “Billy Lynn’s Long Halftime Walk” de Ang Lee y “Certain Women” de Kelly Reichardt) En el nuevo thriller psicológico “Personal Shopper”, ella se reúne con el director Olivier Assayas para inerpretar a una mujer de luto por la muerte de su hermano gemelo. (Por su papel como una asistente de una estrella en la última película de Assayas, “Clouds Of Sils Maria”, Kristen se convirtió en la primer actris americana en ganar un Cesar Award, el premio frances equivalente al Oscar). Su papel, según Stewart, es “La persona mas aislada y sola que alguna vez interpreté, alquien que es gobernada por el miedo y la ferocidad.”

Durante la producción, Stewart trabajó 18 horas al día, seis días a la semana, y cuando no estaba filmando, estab promocionando su nuevo contrato con Chanel. “Como persona joven, habría perdido entusiasmo: ‘Estoy cansada. No me siento bien. Estoy enferma.’ En vez de eso, traté de enfermarme mas, de sentirme mas cansada, solo para ver si había algún momento de quiebre, y no lo hubo.”

Stewart se desvanece. Un minuto después, sacude su cabeza y sonríe. Ayer, explica, mientras visitaba a su padre por el Día del Padre, encontró una foto de los dos en la premiere de “Panic Room”, su primer gran película, en la cual interpretó a la hija de Jodie Foster. Allí tenía solo 11 años, estaba vestida con un traje mal ajustado que ella misma había elegido. Ella estaba tan nerviosa que incluso el fotografo tuvo que pedirle que se tranquilizara. “Lo que tu no entiendes,” le respondió al fotógrafo “es que realmente no puedo abrir mis manos.” Ella levanta la mano con nudillos blancos para demostrarlo.

Ella siempre tuvo lo que ella llama “glándulas suprarrenales de alto funcionamiento”, solo que ahora, pareciera ser que ella descubrió una forma para canalizar su ansiedad de forma productiva, para poder disfrutar del proceso de actuar en vez de simplemente soportar sus trampas. Cuando ella se da cuenta que estoy mirando un diario de cuero que está sobre la mesa de café entre nosotros, ella lo abre para mostrarme los poemas que ha escrito a lo largo de los años, mas que nada cuando está viajando. Si ella está contenta con el resultado de un poema, lo transcribe al diario.

“Ven,” dice, llevándome a un garage desordenado. El desorden hace sentir que es la habitación mas intima de la casa. Un lienzo, pintado casi todo de blanco, descansa sobre una pared. En el centro está un hombre en reposo, a mitad de camino entre el sueño y la conciencia, rodeado por la oscuridad. Antes de que pueda reaccionar, ella dice, “Si, quiero decir, no soy, como, buena. Se siente bien ponerle pintura a algo.”

Stewart está haciendo un cortometraje inspirado en la imagen, el cual evolucionó de uno de sus poemas. “Basicamente es sobre el momento en el que te despiertas, te vistes y te das cuenta” -ahora cambia a hablar en primera persona – “Ya no estoy triste. Ya no me siento saturada. He sido arrastrada a la realidad de todos los demás y ahora puedo vivir de nuevo.”